sábado, 19 de marzo de 2016

ROBLE AMIGO

Queridos amigos: Había hecho noche en San Juan de Ortega y, avanzada la mañana, caminaba hacia Atapuerca. Atravesaba un robledal cuando decidí hacer una pequeña pausa y descansar un momento debajo de uno de aquellos robles, los que me llamaban, no sé por qué. Así lo hice; tumbado bajo el roble —tal vez rezaba—, veía el sol inquieto titilar entre sus ramas y hojas cuando fui tomado por una intensa emoción. Me levanté y, casi con lágrimas en los ojos, abracé su tronco. Quizá esta escenificación fuera excesiva, puesto que nadie me veía, pero el caso es que inmediatamente saqué un cuadernillo de la mochila y de un tirón escribí el primer poema de una serie que más tarde salió como libro bajo el título de Kyrie Eleison. Aquí está ese poema, propicio para la Semana Santa:




Roble amigo


Roble amigo.
Caricia de tus hojas
sagradas
entre mis manos;
tersura de tu piel
rugosa
y delicada me desviste
la inocencia arcana
en la espesura de mi alma
herida.
Resbala el musgo
por tu frente
como por la mía,
tupido
en verde suave
frente a un abismo,
o la huella
y el símbolo desvanecido
que me asola
ante la tumba espesa
de mis muertos.

Olor suave
ante el rocío
levanta la mañana,
azul álgido,
nubes y ríos
de silencio en la dicha
de contemplar las cosas.
Las pobres palabras
de mi vida entroncan
el silencio
en verde que pregunta…
¿Qué prometes?
Inocencia la llama
de mi fatiga a golpes
del corazón cansado
busca tu presencia
tropezándose,
lágrimas de un rostro
al fondo
del silencio en atisbo
de ocasos
o dolor.

Tañe una campana
ante los perros
lejanos
y grises que me impulsan
ciegamente lejos
de mi tierra y de mi hogar…

Lento paso del día
asume el instante,
como un umbral
despierto ante el paisaje
que se ofrece
y se oculta
junto a ti.


(De Kyrie Eleison, Madrid, Ed. Betania)
Todos los derechos reservados

Jesús Cánovas Martínez©