viernes, 16 de mayo de 2014

IZQUIERDAS O DERECHAS, O CÓMO NOS ENTRETIENEN

IZQUIERDAS O DERECHAS, O CÓMO NOS ENTRETIENEN


 ¡Qué ganas tenía de colgar este post! Y la ocasión se me ha servido en bandeja al presenciar el debate, es un decir, entre Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete, los números uno de listas del PSOE y del PP, respectivamente, para las elecciones europeas a celebrar en este país que no todos los que viven en él llaman España. El debate no ha defraudado las expectativas que suscitaba, y como era de esperar ha resultado cansino, monótono, adocenado, repetitivo, insistente en el y tú más, falto de elegancia, y, añadiría, rayano hasta en el mal gusto… Ha sido un diálogo para sordos, o, como diría algún castizo, ha sido un diálogo de besugos: pactado de antemano en cuanto a preguntas y tiempos, encorsetado, con una patética falta de fluidez, ha puesto de relieve la altura de nuestros representantes, y, al trasluz, nos ha dejado la ingrata percepción de unos partidos hundidos en la miseria de sus propias corrupciones, en sus desajustes internos y luchas domésticas por el poder.

Quizá la distinción entre izquierdas y derechas, salvo para aquellos interesados en mantener un determinado estatus, a los cuales les puede favorecer este tipo de distinciones, está haciendo más daño que beneficio al todo de la ciudadanía, ya que en los últimos tiempos resulta, dada la complejidad de nuestra sociedad, hasta cierto punto obsoleta; no hay más que ver lo vacíos que resultan dichos rótulos cuando se contrastan con la realidad. Izquierdas o derechas sirven para calificar al contrario con el fin de excluirlo; pero izquierdas o derechas no suman voluntades para el hacer común, para la implantación de un orden social verdaderamente justo.
Como todo el mundo sabe, la designación de izquierdas o derechas se acuñó en la Revolución Francesa, y provino de las posiciones que ocupaban los diputados en la Asamblea Nacional; así, a la derecha del presidente se sentaban los conservadores que defendían el Antiguo Régimen, mientras que a la izquierda, por su parte, se sentaban los progresistas contrarios a la monarquía y privilegios del régimen anterior. Hoy en día, ¿qué es el progresismo o el conservadurismo que no sea el propio folklore? Ya no existe el Antiguo Régimen, y lo que en un momento fue vanguardia liberal, ya no es vanguardia de nada; del mismo modo, los abanderamientos socialistas, tras la caída del Muro de Berlín, resultan un tanto trasnochados. Nadie en sus justos cabales, por ponderar extremos, puede reivindicar el estalinismo totalitario como el laissez faire del liberalismo. Son formas políticas que en su día sirvieron para derrocar, pero no para construir; la historia, en su decurso, se ha encargado de desmentirlas como panaceas de buen gobierno de los Estados. No obstante, si esto es así, algunos todavía no se han enterado, y enarbolan la etiqueta de izquierda o derecha olvidando (o quizá no) que tras esas etiquetas no hay nada salvo las meras ansias que tienen algunos de alcanzar el poder y administrarlo, o, lo que viene a ser lo mismo, pero con matices jocosos sino fueran graves: de vivir simple y llanamente de la política.

La verdad es que si tiramos por este camino nos podemos meter en un berenjenal, pero, señores, en el berenjenal ya estamos. De lo que se trata es de salir de él. Que son necesarios los políticos, no hay lugar a la duda. El problema no es ese, el problema es este otro: ¿Qué funciones son las que, en propiedad, deben desempeñar los políticos? O, planteado de otro modo: ¿Qué modelo de estado queremos? Y, al hilo: ¿Hay gente lo suficientemente preparada que, asumiendo las reglas de dicho modelo, se involucre en la cosa pública con el fin de servir al bien común y no a intereses individuales o partidistas?
Es necesario, pues, plantear las cosas desde un punto de vista formal para que, teniendo clara su forma o estructura, al rellenarla de materia, aquello que surja no venga a ser un engendro.
Que la justicia es prioritaria en el orden social, ya lo afirmaban en la antigüedad Platón o Aristóteles; que es necesario gobernar teniendo siempre como meta el bien público, también lo señalaban los mismos filósofos. La justicia, ese algo que se estudia en las Facultades de Derecho, es tema prioritario para el buen gobierno de la cosa pública, y a él se ha hecho referencia desde muy antiguo. Cae por su peso que la justicia no se debe conocer para darle el marro y burlarla, sino para aplicarla; porque de su buena aplicación, y no de otra manera sería posible, depende el buen orden social, y puesto que nadie vive en solitario en razón de que somos seres relacionales, de ella depende también la vida buena, que diría Aristóteles, a que podamos aspirar cada uno de nosotros como seres racionales y libres, esto es, de ella depende nuestra propia realización como personas. Por tanto, señores, ni izquierda ni derecha, sino justicia y honestidad. Y la honestidad, por supuesto, hace referencia tanto a la coherencia como a una buena administración donde no exista ni el despilfarro ni el robo.
El modelo que queremos es el democrático donde todos quepamos, pero, ¿actúan la totalidad de los políticos como si lo conocieran? Por las guindas que algunos sueltan en los medios de comunicación, o por la manera cómo actúan, cabe pensar que no todos. Quizá por eso se hace necesario un intento de reciclamiento de los mismos, o una aclaración de puntos donde todos vengamos a convenir. Unas someras pinceladas al respecto no vendrían mal. Ahí van:   
 El denominado imperio de la ley, o, lo que es lo mismo, la tácita igualdad de todos los ciudadanos ante la ley es un requisito fundamental en la forma democrática de gobierno. En democracia no debe existir nadie, ni persona física ni institución, por encima de la legalidad. Si, pues, la actuación de cualquier representante del Estado no puede ser arbitraria, dicha actuación deberá estar sometida a un control eficiente.

La división de poderes no es ningún adorno para el sistema democrático, sino que, por el contrario, debe ser efectiva y real. ¡Pobre Montesquieu, si levantara la cabeza! Los poderes no solamente deben estar separados, esto es, instalados en unas instituciones que les sean propias, sino que también deben ser independientes, o lo que es lo mismo: no deben haber influencias de unos sobre otros. Según este principio, el poder legislativo, legisla, hace o deroga leyes; el ejecutivo, ejecuta, gobierna; y el judicial, juzga e impone las sanciones a las transgresiones de la ley. Dicho con otras palabras: la competencia de los jueces es la de juzgar de acuerdo con la legalidad vigente y nada más. ¡Pues bien!, lo que el ciudadano de a pie percibe no es precisamente esto, sino algo muy diferente de tal idealidad: Puesto que la ley se interpreta desde las diversas ópticas partidistas, los partidos que se alternan en el poder tienen como algo pactado colocar en los altos tribunales del Estado, según unas determinadas cuotas, a tales o cuales jueces simpatizantes, llámense progresistas o conservadores, cuando tales calificativos en lo que atañen a un juez y su función son meramente anacrónicos.
La participación del todo de la ciudadanía en la deliberación política no debería tan solo limitarse a una convocatoria en las urnas cada cierto tiempo para elegir a sus representantes políticos, sino que, por el contrario, se debería caminar, y favorecer, puesto que, al fin y al cabo, no se vota a personas sino a programas, una participación directa de la misma en cuestiones fundamentales que atañan a modelos, sea, por poner unos ejemplos, el energético, educativo, de sanidad o de justicia, no digamos acerca de las cuestiones sociales candentes. A problemas directos, respuestas directas.
La democracia supone un estado opinativo, y por consiguiente, reclama una preparación esmerada de la ciudadanía en lo que se refiere, entre otras cosas,  a la asunción de su responsabilidad política, con el fin de que cualquier ciudadano sepa dar las razones de por qué asume un determinado posicionamiento político y no otro, algo que implica no solo conocer las razones de su posición, sino también, y concomitantemente, las otras posibles posiciones y por qué esas otras él no las asume; es únicamente de esta forma que el diálogo no solo puede ser posible, sino real, y, cuando el diálogo es real, la democracia se convierte en un hecho. Insisto: esta responsabilidad ante la propia elección es fundamental, puesto que lo que se elije, nadie lo elije para sí mismo, sino también para los demás, y tiene consecuencias. Vemos, como contrapunto, que las leyes educativas desde la LOGSE para acá, en vez de procurar una formación de ciudadanos responsables, fomentan la irresponsabilidad de los mismos, porque se descuida, o se la relega a un segundo plano, su educación como personas a favor de su formación como meras máquinas productivas; se deja de lado la formación integral del ser humano para favorecer aspectos meramente parciales de dicha formación, superfluos en la mayoría de los casos y que atienden a los solos fines del mercantilismo.
Los que trasegamos con esto de la filosofía, no somos ajenos a los planteamientos utópicos; esto dicho, si no se señala la dirección que apunta a un fin, si no se clarifica cuál y cómo es ese fin, difícilmente se podrá alcanzar.
Para que este post no acabe en la formalidad de las meras palabras, y por comprometerme un poco, si alguien me preguntara: ¿Qué hacer? ¿A qué partido votar?, le respondería que, una vez visto lo visto, y dado que la mentira desde hace mucho tiempo la tenemos instalada en el poder, la única posibilidad de una efectiva regeneración democrática no se encuentra en los partidos tradicionales, sino en las nuevas plataformas y partidos que están surgiendo desde los fondos del descontento social.


                                                 Todos los derechos reservados.
                                                 Jesús Cánovas Martínez©